Seleccionar página

Para mí, el desarrollo de software es un hobbie que terminó por convertirse en mi trabajo. Qué tú hobbie sea tú trabajo tiene una enorme lista de cosas increíbles y otras que no tanto…

Y, aunque es verdad que a medida que programas vas mejorando, hay una serie de disciplinas que intento llevar a cabo para seguir evolucionando en esta profesión y no dedicarle solo las 6-8-10 horas diarias en el trabajo.

En este artículo voy a recomendarte las que considero más importantes y que creo que pueden ayudar a cualquiera.

Todos los años…

Haz una exposición sobre un tema, no es demasiado relevante si lo haces delante de tres compañeros de la oficina, de unos cuantos colegas de profesión en un meetup o participas en un evento. La idea es hacer, al menos una vez, el es fuerzo de prepárate un tema y exponerlo en público.

Si no sabes por dónde empezar Meetup es tú plataforma, vas a encontrar varios a tú disposición y muchas veces cerca de donde vives.

Asiste a un evento tecnológico, es más si puedes ves a dos, uno nacional y otro internacional. El nacional porqué además de buenas charlas vas a encontrar un networking fabuloso junto a un montón de gente del gremio con el que vas a compartir muchas cosas y si puedes, otro internacional en el que puedas ver como son los eventos fuera de tu país (probablemente sean más distintos de lo que crees).

Hay tantos… puedes empezar por Commit, Techfest o unos que conocí hace poco como FabadaConf y PucelaTechDay, en el lado de los internacionales son interesantes la DotNetConf, NordicJS, VueJSAmsterdam y otros cientos.

Lee un libro tecnológico o sobre el ámbito laboral, vivimos en la era de los tutoriales y los vídeos, pero cuando queremos estudiar profundamente sobre un tema, y debemos hacerlo, es muy útil recorrer a los libros. No hace falta que sean siempre únicamente tecnológicos, también puedes leer libros que te ayuden en otros roles en el trabajo.

Voy a intentar no recomendarte los típicos, aunque si unos que me encantan Learning JavaScript Design Patterns, Functional Programming with TypeScript o Five Dyscfunctions of a Team.

Todos los meses…

Programa con herramientas o lenguajes que desconozcas, y por desconocer me refiero a que no domines, creo que queda lejos eso de “aprende un lenguaje nuevo” pero sí creo firmemente en no trabajar siempre con las mismas herramientas. Es lo que algunos definen como ser un desarrollador en T lo cual es básico en empresas como la que trabajo.

¿Y a qué me refiero? Pues si siempre trabajas con JavaScript y PHP prueba .NET o si solo usas Azure o AWS prueba Alibaba Cloud (menuda experiencia ha sido pasar por ahí jaja) ¿Maquetar se te da fatal? Pues maqueta o prueba herramientas como Bootstrap.

Estudia un segundo idioma, de siempre ha sido sabido, aprender un segundo idioma ayuda a la mente, si eres de habla hispana te va a ser muy útil hablar inglés (está claro…) pero ya sabes que después del segundo va el tercero, no hace falta convertirse en un experto, pero chapurrear cuatro palabras en italiano o en francés puede ser un ejercicio súper interesante.

Una de mis apps preferidas es Duolingo, con la que he intentado sacar el polvo al poco francés que aprendí en el colegio.

Escribe sobre algo que has aprendido, ¡Qué luego se nos olvida! Lo hagas público o no, escribir te ayudará a profundizar un poco más sobre los temas nuevos que has ido aprendiendo.

Siempre puedes montarte un blog o escribir en plataformas de terceros.

Todas las semanas…

Programa fuera del trabajo, No, no hace falta que tengas proyectos open source (aunque me gustan y los recomiendo) pero sí es importante que tengas tus propios proyectos, privados públicos o con amigos. Es genial poder hacer pequeños proyectos e irlos mejorando con el tiempo y los nuevos conocimientos adquiridos.

Yo, por ejemplo, llevo un par de años con boilerplates.js.org pero también hago algún juego que no comparto o pequeñas librerías como inversify-props.

Haz deporte, Nunca me tomé muy en serio lo de “Mens sana in corpore sano” pero resulta que sí es importante, hay que oxigenar el cuerpo y sobre todo la mente. No, a estas alturas yo tampoco me veo con un cuerpo de escándalo, pero ¡Haz deporte!

Ya sea ir al gimnasio, una pachanga de algún deporte con los amigos, o una excursión o paseo por la montaña, todo ayuda.

Participa en actividades en grupo, no hay nada peor en un equipo que un lobo solitario, siempre viene bien participar en otras actividades en grupo para aprender a relacionarnos en diferentes ámbitos (e idiomas) y aplicar esas técnicas de grupo en nuestra profesión.

Forma parte de un meetup o evento, ayuda en la ONG de tu vecino o apúntate al afterwork que han organizado los del equipo de datos.

Todos los días…

Disfruta, disfruta de lo que haces, de tus compañeros de los valores de la empresa para la que estás trabajando, habrá días más duros y días mejores, pero disfruta. Y si no disfrutas, usa la norma de las “dos piernas” levántate y vete a otro lado, porque no hay nada peor para crecer profesionalmente, que no ser feliz en el lugar en el qué estás.

Espero que algunas de las cosas que he nombrado puedan servirte, fíjate en que, con el tiempo, me he dado cuenta qué para ser mejor desarrollador he de hacer bastantes cosas fuera del mundo del desarrollo, ya que estás cosas me ayudan a ser un mejor profesional.

También he dejado lejos eso de ‘Haz una lista de propósitos sobre tecnología’, ‘Escribe un libro’, ‘Planta un árbol’, no es qué sean malas ideas, pero he encontrado otras más prioritarias en mi día a día.

2+